jueves, 20 de julio de 2017

UNA DISTORSIÓN EN LA FUNCIÓN PÚBLICA


Se conoció recientemente (1), que el actual gobierno nacional mantiene en su planta de personal a 9.702 contratados, con el régimen de monotributo y que facturan a universidades nacionales, en concepto de asistencia técnica.
Constituye una forma de eludir los requisitos de ingreso que fija la ley 25.164, que sólo admite -en el art. 9 del Anexo- la figura del contrato, por tiempo limitado, para  tareas que no puedan realizar los agentes de planta permanente.
La erogación por este concepto asciende a 2.300 millones de pesos al año, poco menos que el gasto previsto para las PASO: 2.600 millones.
Se trata de otros 9.702 cargos, que se suman a los 800 del nivel político y a los 3.000 de nivel directivo; un total de 13.502 oportunidades de nombramiento de personas, a disposición exclusiva del Poder Ejecutivo.



1) www.foroazulyblanco.blogspot.com.ar/2017/07/el-macrismo-conserva-9702-contratados.html

miércoles, 19 de julio de 2017

NUEVO AGRAVIO A SAN MARTÍN



En vísperas de un nuevo aniversario del fallecimiento del Padre de la Patria, se conoció (La Voz del Interior, 14-7-17), que una Cámara revocó el fallo de una jueza en lo Civil, que había dispuesto realizar un examen de ADN a los restos del general San Martín. El origen de esta situación fue el reclamo de algunos descendientes de don Diego de Alvear y Ponce de León –padre del general Carlos de Alvear-, a quien se atribuye la paternidad biológica del héroe, fruto de su relación con una joven guaraní, Rosa Guarú, criada de la familia de San Martín en Yapeyú.

El abogado de este litigio es Hugo Chumbita que viene sosteniendo la tesis mencionada desde el año 2000; pese a que en agosto de dicho año, la misma fue rechazada por unanimidad en el Segundo Encuentro Internacional Sanmartiniano. Tanta contumacia parece estar fundada en un enfoque ideológico, pues afirma que, si el general volvió al Río de la Plata, fue porque “era un mestizo y sufría en carne propia la injusticia del sistema colonial. Se alzó, desafiando al mundo de su padre. Transformó su humillación en rebeldía política” (Clarín, 16-7-01).

Es cierto que don Diego, que era marino, estuvo en Yapeyú, con motivo de una demarcación de límites entre España y Portugal, consecuencia del Tratado de San Ildefonso. Pero fue nombrado, con el título de Comisario, el 30 de marzo de 1778, es decir, un mes después de nacido José.  Como si esto no bastara, surge del informe oficial –del que existe copia en la Biblioteca Nacional- que confeccionó el propio don Diego, que recién pudo partir de Buenos Aires para iniciar el trabajo mencionado en diciembre de 1783, cuando José tenía 5 años.

En realidad, quien se perjudica en mayor grado con esta insólita pretensión, es la propia familia que hace el reclamo, pues el único antecedente que puede citarse es el diario de María Joaquina de Alvear y Arrotea, nieta de don Diego, donde afirma haber conocido esa versión en el seno familiar. Está documentado, sin embargo,  que en Rosario, el 5 de diciembre de 1877, el juez Marín designó tutor legítimo al esposo de María, Agustín Arrotea:

“Resultando del informe facultativo de fs. 10 que doña Joaquina Alvear de Arrotea se encuentra en estado de demencia…”. “Se halla bajo la influencia de lo que Esquirol y otros autores han designado con el nombre de erotomanía…”.

En abril de 2008 el Instituto Nacional Sanmartiniano produjo un informe de 56 páginas, que no da lugar a ningún tipo de dudas sobre la filiación del Padre de la Patria, a quien deberíamos procurar imitar, en nuestra Argentina tan necesitada de buenos ejemplos.

------------------------------------

Informe completo:



SEMINARIO DE CULTURA CATÓLICA



Homenaje al Profesor Alberto Caturelli

Julio de 2017

Habrá tres paneles;  cada expositor dispondrá de 30 minutos, para comentar un tema vinculado a la obra de Caturelli. Al finalizar cada panel, se aceptarán preguntas y opiniones de los asistentes.

Lunes 24

   Dr. Mario Meneghini: El deber de participar en la vida cívica

   Dr.  Camilo Tale: El falso principio de autonomía en la filosofía moral

Martes 25

    Dr. Carlos Prósperi: Darwin y Santo Tomás

 Miércoles 26

 Carlos Lasa: Alberto Caturelli: un filósofo contracorriente. Iluminismo, romanticismo y conciencia metafísica cristiana en Argentina

     Fray Armando Díaz: Pedagogía


Horario: 19 a 21 horas.
Lugar: Centro Apostólico Santo Domingo (Av. Vélez Sarsfield 32)

Organiza: Guardia de Honor de la Virgen del Milagro
Entrada libre


jueves, 13 de julio de 2017

ALGO MÁS SOBRE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA



Después de publicase en este blog un artículo sobre el tema (1), se conoció que el gobierno de España ha convocado este año a cubrir 28.249 cargos. Si se demorase en ese país el ritmo de 800 concursos por año, que anunció el gobierno argentino, para la cobertura de los 3.000 cargos directivos; en la madre Patria recién quedarían nombrados todos los aspirantes, dentro de 35 años.
Por cierto que dicha situación absurda no ocurrirá, pues no existe ningún impedimento técnico para realizar procesos simultáneos de selección de los candidatos a ingresar en la función pública, que permitan finalizar el procedimiento en pocos meses. Excepto en la Argentina, donde la demora es intencional, para que el gobierno de turno disponga libremente de muchos cargos para sus partidarios.

Por lo señalado, compartimos íntegramente la descripción realizada en la fecha en: Cúpulas que colonizan al Estado (2). Hay un acuerdo tácito entre muchos dirigentes, para "congelar la carrera pública, degradar los concursos e ignorar el requisito de idoneidad de la función pública y la autonomía administrativa del Estado".



(1)  www.mario-meneghini.blogspot.com.ar/2017/07/administracion-publica.html

(2) www.foroazulyblanco.blogspot.com.ar/2017/07/cupulas.html

viernes, 7 de julio de 2017

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA


PROFESIONAL O CLIENTELISTA

El profesor Oscar Oszlak acaba de escribir sobre la improvisación habitual en la Argentina, donde “la gestión pública se convierte en la tediosa repetición de un presente continuo, sin futuro imaginable ni pasado revisable” (La Nación, 4-7-17). Esa característica de nuestra realidad, nos lleva a pensar que ocurrirá con el Plan de Modernización del Estado aprobado hace un año por Decreto N° 434/16. Uno de los ejes fijados pretende “lograr la profesionalización de los trabajadores de la administración pública”. 

El principal problema a encarar consiste en mejorar la calidad del personal y racionalizar su desempeño. El actual gobierno nacional comprobó que, de los 3.000 cargos directivos sólo 6 funcionarios habían ingresado por concurso, y admite que al final de su gestión recién estarán concursados el 50 % del total de dichos cargos, que  corresponden al nivel administrativo, por debajo del nivel político que abarca unos 800 cargos que se cubren por designación directa.

Cabe agregar que muchos empleados actuales se incorporaron antes de que se implementaran normas de selección para el ingreso; a su vez, “el manejo político del empleo público” denunciado por los sindicalistas, hace que existan “90.000 empleados precarizados (sin estabilidad) a nivel nacional, y 600.000 si se suman provincias y municipios” (La Nación, 30-4-17). Debemos mencionar que, del total estimado de agentes estatales (3.490.056)  de los tres niveles de gobierno, el nacional sólo posee el 21 %; los niveles locales suman 2.748.079. Las provincias 66% y los municipios 13 % (Min. De Trabajo, 19-4-17).

Entonces, suponiendo que mejore la situación en el plano nacional, continuará el problema en los niveles locales, donde muy pocos empleados ingresan por concurso; el nudo gordiano, por lo tanto, de todo plan de reforma del sector público es la profesionalización del personal, y debería encararse con criterio federal, incluyendo a las provincias y municipios.

El Estado moderno requiere que los organismos públicos estén a cargo de especialistas, que actúen con la mayor objetividad, al servicio de toda la sociedad. En los tres niveles de gobierno el titular del Ejecutivo es elegido para el cargo y no designado como los funcionarios administrativos. Y es, precisamente, la conducción política ejercida por él –y en algunos aspectos, con la intervención del Legislativo- quien debe fijar los fines y establecer las normas que los funcionarios están obligados a acatar. Por eso: a) la competencia de los empleados públicos está delimitada; y b) la autoridad política complementa la racionalidad técnica de la burocracia con los factores emotivos y la comprensión global de la realidad social. 

Hace muchos años, nos enseñaba don Pedro J. Frías, que una administración sin política será siempre arbitraria, y una política sin administración será siempre estéril. Pues debe haber una relación equilibrada entre los dos elementos imprescindibles en el funcionamiento del  Estado.
Lamentablemente, en nuestro país se mantiene el llamado sistema de los despojos (spoil system), que fue abandonado hace más de un siglo por los países  desarrollados; consistente en cubrir la mayoría de los cargos públicos con los miembros del partido que obtiene el gobierno. Como los empleados de planta permanente poseen estabilidad laboral, se añade otro problema: el incremento incesante –e injustificado- de las dotaciones de personal. Constituye el aspecto más preocupante del clientelismo partidario.

En Argentina, y desde hace al menos tres décadas, los sucesivos gobiernos han carecido de un cuerpo de funcionarios eficientes. Superando las presiones inevitables de los propios partidarios, y de los sindicatos, las autoridades políticas tendrán que resolver este dilema crucial, optando por una administración profesional que reemplace para siempre el clientelismo en la función pública. 
El nuevo modelo de gestión, deberá quedar reflejado en la legislación; en la ley de Presupuesto, tendrá que detallarse el número de cargos de nivel político, quedando fijada la obligación de cubrir todos los demás cargos por concurso de antecedentes y oposición. Únicamente con un Servicio Civil competente podrá lograrse un desarrollo integral que permita alcanzar en la Argentina el bien común, con justicia para todos los ciudadanos.

(Publicado en La Voz del Interior, 8-7-17)